lunes, 21 de enero de 2008

El gigante con un solo ojo


La puerta de la habitación se abrió de improviso y apareció un hombre negro de horrible figura, y alto como un pino. Tenía un solo ojo en medio de la frente, inflamado y rojo como una ascua encendida, los dientes afilados cual los de una fiera, las enormes orejas le caían sobre los hombros, y las uñas largas, puntiagudas y semejantes a las garras de las aves de rapiña. A la vista del gigante nos quedamos muertos de terror.

Fragmento del tercer viaje de Simbad el marino.
Las mil y una noches. Cuentos orientales. A. Galand.
Ilustración de E. Vicente.
© Editorial Ramón Sopena, S.A. 1962.
Related Posts with Thumbnails