martes, 6 de noviembre de 2007

Arte transgénico


Lo importante no es cómo vienen los seres al mundo, sino qué les sucede después, sostiene el artista brasileño Eduardo Kac al referirse a la expresión más lograda de su arte transgénico: la conejita fosforescente Alba.
Con la ayuda de tres especialistas del Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA) de Francia, al animal le fue introducida en el 2000 una mutación sintética del gen de la medusa, que produce una proteína verde fluorescente (PVF).
Para Kac, Alba no es sólo un animal transgénico, sino una obra artística: "El arte transgénico se basa en la creación de nuevas formas de vida a partir de información genética".

Leer el resto del artículo de Erika P. Bucio en http://www.ekac.org/erika.html
Related Posts with Thumbnails