jueves, 18 de octubre de 2007

El rostro de las mil caras


Una mujer, aparentemente promiscua, concierta una cita con un hombre. Pero a mitad de la velada, se convierte en una persona rígida que detesta el tema del sexo. Tras disculparse de cualquier forma, escapa apresuradamente de su futuro amante.

Leer el artículo completo en elmundo.es/salud/

En la imagen la obra Dama III de Caparrós Durán
Related Posts with Thumbnails