viernes, 7 de septiembre de 2007

El dilema del huevo y la gallina (conclusión definitiva)


Ni fue primero el huevo ni la gallina. La transición de “no gallina” a “gallina” no tiene lugar a partir de un solo individuo sino que sucede a lo largo de varias generaciones. En consecuencia, se encuentran involucrados huevos y gallinas sin que sea posible determinar cuál fue primero.

Los individuos tienen dos copias de cada gen, una proveniente del padre y otra de la madre. Hay caracteres dominantes que se manifiestan en una copia, pero también hay caracteres recesivos que necesitan las dos copias para manifestarse. Así pues, es muy probable que después de una mutación en un individuo dado, tengan que transcurrir varias generaciones para que coincidan las dos copias del gen mutado, y muchas generaciones más para que ese gen, en caso de que supere el proceso de selección natural, se extienda a un número suficiente de individuos.

Ver en ciencia para impacientes la explicación de Alberto Soldevilla.

En la imagen, la obra “Huevo y gallina” de Lluís Albert Herranz (Acuarela sobre papel 27 x 27 cm).
Related Posts with Thumbnails