viernes, 28 de septiembre de 2007

Cementerio accidental


Los “restos mortales” de una vieja camioneta comparten el espacio y el tiempo con los de una casa junto a la carretera de Xixona a la Torre de les Maçanes, sobre cuya puerta principal se puede leer Año 1852 Virtus, Constantia et Labor. Virtud, constancia y trabajo no fueron suficientes para permanecer. Ambos “cadáveres” han sucumbido presa de los saqueos y de las pintadas. El silencio resulta inquietante en este cementerio accidental.
Related Posts with Thumbnails